Disfunción Eréctil

Disfunción Eréctil

La Disfunción Eréctil, antiguamente llamada Impotencia Coeundi, por lo quedó el término “impotencia”, es la falta de rigidez del pene para realizar el acto sexual. También hablamos de Disfunción Eréctil cuando las erecciones son muy fugaces o momentáneas, o cuando se consiguen con mucha dificultad o muy rara vez. Esta enfermedad es más frecuente de lo que se cree. Más de un millón de españoles la padece. Casi 40.000 canarios, además de sus cónyuges, sufren las consecuencias de este padecimiento.

Es importante acudir ante los primeros síntomas, que casi siempre son fallos ocasionales, que cada vez se presentan con mayor frecuencia, pues en las primeras etapas estos problemas son casi siempre reversibles. A veces las cosas quedan ahí y el paciente arrastra un déficit leve toda su vida, y otras van empeorando, siendo los fallos cada vez más frecuentes y cada vez más graves.

¿Cuáles son las causas de la disfunción eréctil?

La impotencia puede estar motivada por un problema psíquico o por una alteración orgánica, de la circulación, de la transmisión del impulso nervioso, de las hormonas, por una enfermedad del cuerpo cavernoso en su interior o en sus cubiertas, por un estado tóxico, o por otra enfermedad. En nuestra Clínica ubicada en Las Palmas de Gran Canaria detectamos la causa y ofrecemos diversas soluciones a esta patología.

Hay que tener en cuenta que el paciente que tiene un problema orgánico también suele desarrollar un problema psíquico en relación con sus fallos de rigidez: baja autoestima, falta de confianza en la respuesta de su pene, inseguridad en las relaciones personales. Este problema psíquico puede agravar el fallo orgánico, y aquí estaríamos hablando de una disfunción eréctil de causa mixta. Es muy importante tratar de manera combinada para poder obtener mejores resultados y  de manera más temprana.

¿Cómo se manifiesta la disfunción eréctil?

De un modo sencillo, podríamos decir que cuando el paciente necesita ayudarse de la mano para penetrar tiene un problema moderado y cuando no puede penetrar tiene un problema grave.

La presentación ocasional puede tener relación con un trauma psíquico o físico (peneano). La presentación progresiva orienta más hacia una causa orgánica.

¿Cómo se llega al diagnóstico de la disfunción eréctil?

El principal estudio es el que se realiza en la misma consulta, mediante una historia clínica orientada a investigar las posibles causas del fallo de la erección.

A continuación se procede a la exploración física, general del paciente y particular de todos los genitales, externos e internos, y muy detallada del pene. Es fundamental para ver si encontramos alteraciones generales o genitales.

Otros estudios importantes son los análisis, fundamentalmente de sangre, que nos van a informar si hay alteraciones de la salud (anemias, alteraciones del metabolismo, fallos del riñón o del hígado, lesiones en la próstata, alteraciones de las hormonas…) que dan como primer síntoma un fallo en la erección.

El siguiente nivel de estudio se llama RIGISCAN, y consiste en medir con un aparato el comportamiento del pene durante el sueño. Diferencia la impotencia psicológica de la orgánica, y puede ayudar mucho a valorar tipos y gravedades de impotencia. Este estudio suele ser fundamental para jóvenes que presentan el problema desde las primeras relaciones sexuales, aunque en las personas mayores va perdiendo importancia.

El último nivel es el estudio vascular, mediante el Eco-Doppler-Color, que estudia el funcionamiento de las arterias y las venas del pene. A veces se complementa con radiografías con contraste (cavernosografías).

De igual forma, en GUA se realiza el test SHIM, que define si existe o no un problema y en qué grado. Respecto al grado de rigidez, la evaluación se efectúa con el test EHS: Erection Hardness Score el cual se complementa comparando la rigidez que se obtiene con un modelo en silicona.

¿Cómo es el tratamiento de la disfunción eréctil?

La impotencia de tipo psíquico o psicógena, requiere tratamiento psico-sexológico, aunque la terapia con medicamentos ha demostrado su efectividad ayudando a resolver problemas de inseguridad. Por ese motivo, muchas veces lo tratamos de manera conjunta en nuestro centro.

Cuando existe una causa dentro del cuerpo debemos corregirla. Los tratamientos médicos consiguen solucionar casi un 60% de los casos, y en otro 20% los pacientes mejoran temporalmente. Cuando tenemos alteraciones de las hormonas sexuales  los tratamientos serán los específicos con hormonas para cada caso. En caso de ser una infección debemos tratar con antibióticos.  Siempre debemos encontrar el origen del problema para ofrecer el mejor tratamiento.

¿Cómo se desarrolla la erección?

Ante un estímulo sexual, visual, mental, táctil o incluso reflejo, los nervios erectores actúan sobre los cuerpos cavernosos del pene, unos cilindros paralelos que recorren el pene, relajando su musculatura, permitiendo que quepa más sangre en su interior. A la vez, se dilatan las arterias que irrigan dichos cuerpos cavernosos, aportando más sangre.

Las venas, que en estado de flacidez devuelven la sangre al corazón, ocluyen sus salidas y la sangre se cierra a gran presión en esos cilindros. Esa presión supera incluso a la presión arterial cuando se obtiene la rigidez total.

¿Qué pautas seguimos en GUA para el tratamiento de la DE?

No hay por qué llegar a estudios profundos si el problema se soluciona con abordajes sencillos. Por eso, en nuestro centro el tratamiento es personalizado, mixto y en pauta móvil, y si el problema desaparece, no habría necesidad de continuar estudiando. A veces un tratamiento deja a un paciente tranquilo, con el problema resuelto definitivamente o teniendo que tomar alguna medicación para cada relación sexual. Si no hay efectos secundarios desagradables, esta podría ser una solución sin necesidad de profundizar más en el diagnóstico. Se trataría de una impresión diagnóstica, que en nuestra práctica se ajusta al diagnóstico de certeza en más del 90% de los casos, sobre todo en los pacientes de más de 50 años.

Por eso, en nuestro proceso de diagnóstico muchas veces se instaura un tratamiento mientras llegan ciertas pruebas. Le decimos al paciente que debemos buscar con qué dosis obtiene una rigidez satisfactoria, y en nuestras pautas móviles esa dosis siempre va a ser la menor y menos tóxica. Por el contrario, si la respuesta no es satisfactoria, debemos de subir dosis, o profundizar en el estudio diagnóstico.

  • Historia clínica
  • Análisis de sangre
  • Estudio RIGISCAN
  • Estudio vascular, mediante el Eco-Doppler-Color
  • Test SHIM
  • Test EHS
  • Medicamentos: Inhibidores de la Fosfodiesterasa 5.
  • Autoinyección con prostaglandina.
  • Ondas de Choque.
  • PRP (Plasma Rico en Plaquetas).

Nuestros especialistas

Pacientes satisfechos

Lo que nuestros pacientes opinan de nosotros

¡Un equipo profesional estupendo y una atención médica de 5 estrellas! Así da gusto, que uno entra siempre preocupado a un médico pero de aquí se sale con bastantes menos miedos, se nota que saben de lo que hablan.
Desde la entrada la atención de la señorita Lola es increíble, el trato de los auxiliares te hacen sentir como en casa y para terminar un profesional excepcional como el doctor Juarez.

En conclusión, quedo muy agradecido. Son una familia fenomenal.
La atención es excelente. Disponen de buenos equipos y de personal muy cualificado para atender diversos problemas relacionados con su campo. Las chicas que atienden al público muy simpáticas y profesionales. Muy satisfecho.

Pedir cita

Contacta con nosotros y reserva una cita de valoración con un doctor

    928 264 695PEDIR CITA
    ¡Hola! ¿Cómo podemos ayudarte?