Lesiones

Tratamiento de lesiones

En la Unidad de Rehabilitación de nuestro centro, contamos con un equipo especializado poseedor de una amplia experiencia en el tratamiento de enfermedades tendinosa y musculoesqueléticas, además de aquellas que afectan al sistema neurológico.

Ofrecemos tratamientos personalizados y aplicamos técnicas pioneras gracias a las tecnologías avanzadas de las que disponemos para ofrecer soluciones sin necesidad de cirugía.

Tratamiento de enfermedades tendinosas y musculoesqueléticas

Realizamos una valoración clínica y un diagnóstico bajo control ecográfico. El tratamiento personalizado se realiza aplicando técnicas pioneras que no precisan cirugía, como el plasma rico en plaquetas (PRP), ácido hialhurónico, toxina boltulínica, ondas de choque, bloqueos neurológicos ecoguiados, supervisando todas las técnicas mediante control ecográfico.

Tras una fractura, los huesos no quedan perfectamente alineados; esto puede conducir, con el tiempo, a la reaparición de dolor, y estos defectos en la consolidación son tratados de forma integral al igual que en lesiones ligamentosas como tendinitis, esguinces, epicondilitis, lesiones en las cuales trabajamos con terapias precisas y decisivas, que permiten alcanzar la máxima movilidad y autonomía del paciente.

Tratamiento de enfermedades que afectan al sistema neurológico

Tratamos síndromes de atrapamiento del túnel carpiano en los que los bloqueos neurológicos permiten solucionar una enfermedad molesta y que produce dolor; cefaleas tensionales, parálisis faciales, dolor en el hombro, nalga, rodillas, codo, pies aplicando tratamientos novedosos y resolutivos con infiltraciones de toxina botulínica, bloqueos neurológicos o radiofrecuencia.

- Problemas en el hombro

El hombro es un lugar frecuente de lesiones deportivas en nadadores, tenistas, golfistas, navegantes, y también en personas no deportistas por sobreuso en la vida cotidiana.

  • Tendinitis de manguito rotador. El conjunto de 4 tendones que conforman el manguito rotador puede estar inflamado o sufrir una rotura en uno o cualquiera de ellos. En muchas ocasiones esto genera un dolor insoportable, provocando que el paciente deje de movilizar la extremidad, produciendo un hombro congelado. El diagnóstico y el tratamiento adecuado ayuda a aliviar el dolor y la recuperación de la movilidad del mismo pudiéndose incorporar rápidamente a su actividad deportiva, laboral o común. Las infiltraciones de PRP de forma ecoguiada permite reparar el manguito, pudiendo así recuperar las funciones normales del hombro.

- Problemas en el codo

  • Codo de tenista: la epicondilitis provoca un dolor en la cara externa del codo que, en ocasiones, se extiende a la muñeca y provoca incapacidad para sujetar cosas.
  • Codo de golfista: la epitrocleitis produce un dolor en la parte interna del codo con limitación en la extensión del codo.

- Problemas en la mano

La mano es una herramienta necesaria para las actividades diarias. Las lesiones que la involucran producen malestar con limitación para agarrar, abrir y coger objetos.

Rizartrosis: Es la artrosis en la articulación trapecio metacarpiana en el primer dedo, muy frecuente en la población de más de 55 años y que provoca, entre otros síntomas, la incapacidad para abrir conservas, escurrir una gamuza, abrir latas, etc.

Síndromes de Túnel carpiano: es una neuropatía compresiva del nervio mediano que afecta a un 3% de la población, principalmente a mujeres por encima de los 50 años, incluida dentro de las enfermedades profesionales. El origen del mismo es el aumento de la presión en el túnel del carpo. La población que más riesgo tiene de padecer esta patología son las mujeres embarazadas, peluqueras, diabéticas, personas obesas, trabajadores manuales. Se caracteriza por un dolor matutino en la mano y sensación de hormigueo que provoca un deseo irrefrenable de agitación en las manos.

- Problemas en la columna

• Cervical: el cambio en el modelo de trabajo, las horas frente al ordenador, el uso de ratón, el teletrabajo y las horas que pasamos sentados puede provocar molestias en el cuello, produciendo síndromes miofasciales cervicales de la articulación témporomandibular, cefaleas tensionales, incapacidad crónica. Todos estos problemas pueden tratarse con terapias físicas e infiltraciones de toxina botulínica específicas en cada músculo que ayudan a que el dolor desaparezca.

• Lumbar: es la parte de la columna que más incapacidad produce ocasionando rigidez, dolor en nalga o a lo largo de la pierna, produciendo un mal descanso nocturno y por ende limitando la realización de nuestra actividad habitual. Las distintas terapias intervencionistas específicas permiten un alivio del dolor y una reincorporación a la vida diaria sin problemas.

- Problemas en la cadera

Las lesiones de la cadera suelen cursar con dolor localizado en la ingle que puede aparecer con la marcha o con esfuerzos. Según su origen puede extenderse a zonas contiguas del muslo. El dolor de cadera puede deberse a múltiples causas, afectando tanto a las estructuras articulares (huesos, cartílago articular y labrum) o extraarticulares (inserciones tendinosas, bursas, musculatura). Entre ellas encontramos frecuentemente la coxartrosis, el pinzamiento femoroacetabular, trocanteritis, tendinopatías, síndrome del piramidal.

- Problemas en la rodilla

La patología osteomuscular de la rodilla es amplia e incluye distintos cuadros dolorosos en función de la estructura dañada. Podemos encontrar dolor en la rodilla en relación con artrosis, síndrome femoropatelar (condromalacia rotuliana), tendinopatía de la pata de ganso, lesiones de ligamentos colaterales, quiste de Baker, síndrome de fricción de la cintilla iliotibial, tendinopatía rotuliana o cuadricipital. El tratamiento de estos cuadros clínicos será individualizado. Dependiendo de la estructura dolorosa y de las condiciones generales del paciente, buscaremos la resolución del dolor y la mejoría funcional de la rodilla.

La artrosis de rodilla constituye una causa habitual de dolor en la población general. La articulación de la rodilla está constituida por el fémur, la tibia y la rótula. Las superficies articulares de estos huesos están rodeadas de cartílago, el cual soporta las cargas de fricción distribuyendo las fuerzas de forma uniforme. La alteración de este cartílago produce una alteración en las cargas que da lugar a dolor, que aparecerá con la actividad física, al caminar y al permanecer de pie, junto a deformidad y con el tiempo rigidez.

Es habitual que aparezca más frecuentemente en mujeres a partir de los 50 años, excepcionalmente en edades más tempranas.

Las pautas a seguir para reducir el dolor suelen  ser el cambio en el estilo de vida y bajar de peso. Cuando estas medidas se hacen insuficientes, es necesario tratar con analgesia a través de medicación oral. En estadíos más avanzados la aplicación de tratamientos invasivos pueden ser la solución, como son la aplicación de infiltraciones intrarticulares de corticoides que  ayudan a reducir el dolor. Existen otro tipo de tratamientos que, además de reducir el dolor, preservan el cartílago y frenan la evolución de la enfermedad como son el ácido hialurónico o PRP. Todas estas medidas pueden ser una solución para evitar o alargar el tratamiento quirúrgico de la misma.

- Problemas en el pie

El pie es objeto de numerosas patologías dolorosas que afectan también a la estabilidad y a la marcha. Cuadros como los esguinces de tobillo de repetición, tendinitis del Aquiles, fascitis plantar por espolón o no, juanetes, artrosis en tobillo, metatarsalgias, neuromas, cursan con dolor en el pie, pudiendo ser muy limitantes y producir incapacidad para caminar. La aplicación de tratamiento no quirúrgico es amplia, ayudando a la resolución de la inflamación y por tanto de dolor, recuperando la función del mismo.

Nuestros especialistas

Pedir cita

Contacta con nosotros y reserva una cita de valoración con un doctor

    928 264 695PEDIR CITA
    ¡Hola! ¿Cómo podemos ayudarte?