Revisión ginecológica

Revisión ginecológica

La revisión ginecológica es el proceso médico mediante el cual se reconoce, analiza y evalúa el estado de salud de la zona pélvica femenina, para determinar cuál es su estado actual y la necesidad o no de acciones preventivas y/o tratamiento médico.

El control ginecológico anual tiene como principal finalidad la prevención y detección temprana de enfermedades relacionadas a los órganos genitales femeninos, como enfermedades de transmisión sexual, cáncer ginecológico y de mama.

Preguntas frecuentes sobre la Revisión ginecológica

¿Por qué es importante la revisión ginecológica?

La revisión ginecológica anual tiene como objetivo el cuidado integral de la mujer en todas las edades. Incluye una consulta para la detección temprana de enfermedades de los órganos genitales femeninos, como de transmisión sexual, cáncer ginecológico y de mama. Además valoramos los problemas que puedan existir en cada etapa de la vida de la mujer como en la menopausia o durante el embarazo.

¿Cuándo debe realizarse la revisión ginecológica?

Este examen debe realizarse de forma periódica para  la generalidad de las mujeres como medida de control de la salud genital. Y en los siguientes casos: cuando una mujer se embaraza; cuando hay flujo, dolor pélvico o se sospecha un contagio de enfermedad sexual.

¿Qué esperar de la revisión ginecológica?

Una exploración periódica rutinaria no duele, dura solo un momento y puede librarte de situaciones que muchas veces hipotecan nuestra vida como una operación o una enfermedad crónica.

¿Qué incluye la revisión ginecológica?

Nuestra consulta  consiste en un examen abdominal y pélvico, una palpación de las mamas, una citología o test de Papanicolau mediante el cual se retira una muestra de tejido para su posterior análisis al microscopio y la exploración ecográfica.

¿Qué permite la exploración ecográfica de la zona pélvica?

La revisión ginecológica se complementa con una ecografía transvaginal procedimiento usado para examinar la vagina, el útero, las trompas de Falopio, los ovarios y la vejiga. Esta prueba la hacemos con intimidad y no duele. Gracias al ecógrafo podemos ver todos los órganos de la mujer en detalle y poder detectar un problema de forma temprana.

¿Para qué se efectúa una citología o Papanicolau?

La citología nos informa  de posibles anormalidades en las células, evita la aparición de cáncer de cérvix y nos ayuda a averiguar si existen infecciones genitales. Si el examen es correcto podrás olvidarte durante un año, y si se detecta cualquier cambio, se procederá a un examen más exhaustivo con otras pruebas pero con la seguridad de actuar a tiempo.

¿Si no has tenido relaciones sexuales puede el médico hacer el Papanicolau?

Se recomienda hacer la prueba después de los 21 años, hayas tenido o no relaciones sexuales.

¿Qué previsión debes tomar antes del papanicolau?

Con el propósito de que tus resultados sean muy preciso es recomendable: Evita duchas vaginales; No tengas relaciones sexuales; No uses tampones. Aunque no es recomendable hacerlo si tienes la menstruación, se exceptúa si tienes flujo vaginal o dolor.

¿A cuál edad se debe realizar la primera revisión ginecológica?

En circunstancias normales, el inicio de las revisiones ginecológicas debe coincidir con el inicio de una vida sexual activa y, desde ese momento, continuar las revisiones durante toda la vida. Nunca se es demasiado joven para ir al ginecólogo ni demasiado mayor.

¿En qué casos debes ir al ginecólogo fuera de la revisión de rutina?

Es muy importante atender las señales que manda el propio cuerpo. Si sientes picor, flujo mayor de lo normal, observas un cambio en la cantidad o frecuencia en el sangrado menstrual, algún cambio en los genitales o algún bulto en la mama, acude inmediatamente a tu ginecólogo sin esperar a la siguiente revisión.

¿Cuál es la frecuencia de la revisión ginecológica?

La frecuencia de las revisiones dependerá de cada mujer y de los factores de riesgo que presente su historial clínico y su historial familiar. Para estar seguras y evitar riesgos lo ideal sería ir al ginecólogo una vez al año, así que si la sanidad pública no te lo proporciona y te lo puedes permitir, no dudes en recurrir a la medicina privada. Tu salud es la que está en juego.

¿Por qué no debes saltarte la revisión ginecológica anual?

En nuestra población femenina existe un  temor muy frecuente a la hora de  ir al ginecólogo, y muchas mujeres se saltan sus revisiones periódicas  por vergüenza o miedo a lo que se pueda encontrar.  Pero lo cierto es que una Revisión Ginecológica habitual es  muy importante  para nuestra salud y puede salvarnos la vida. Una revisión en su momento puede diagnosticar un cáncer a tiempo  evitando sus secuelas.

Nuestros especialistas

Pedir cita ahora
¿Cómo podemos ayudarte?